El Gat Blau: slow food para ser feliz

Dicen que la felicidad se alcanza cuando lo que piensas, lo que sientes y lo haces estén alineados. Esto es lo que buscaban Jo y Pere. Los planetas también se alinearon para que se encontraran y juntos hicieran posible El Gat Blau, un restaurante de Km0-Slow Food, asequible y acogedor donde se cocina, se sirve y se come para ser feliz.

Todos tenemos un sueño en el cajón. El de Jo, profesora de música en la escuela Ipsi, era regentar un establecimiento de cara al público. La diferencia es que ella decidió que lo haría realidad. “Después de ver la película Deliciosa Marta, dije ‘no me quiero morir sin abrir un restaurante”, recuerda. Dos años después se inauguraba El Gat Blau. La suerte había hecho que Jo encontrara a Pere, el socio ideal. No sólo era un buen cocinero y un buen gestor sino que, como explica Jo,“nada más conocerlo supe que nos entenderíamos”.

El Gat Blau Slow FoodEl Gat Blau abrió el 2005 como restaurante de cocina casera de calidad con Pere en la cocina y Jo en la sala. Después él marchó para emprender nuevos proyectos. Abrió el restaurante El Plat en Rubí y asesoraba gastronómicamente a Jo que trabajaba con otros cocineros. Sin embargo, estos nuevos caminos no los satisfacían. En 2010 decidieron volverse a unir en El Gat Blau e ir a por todas poniendo la realización profesional y personal por delante: convertirían El Gat Blau en un restaurante de Km0 -Slow Food.

La transición costó un año y medio. En 2013, Slow Food Barcelona les concedía la placa Km 0- Slow Food y la han revalidado el 2014. El prodigio ha sido conseguir una buena oferta gastronómica ecológica y de proximidad manteniendo un menú de mediodía a precio popular (11,50 €) y uno por la noche a 22 € aunque ahora están estudiando ofrecer carta. Según Pere, “no es difícil, lo difícil es encontrar alguien que te lo deje hacer, que te permita encarecer el coste de la materia prima un 70% y mantener el precio de menú”. Uno de los secretos es reducir la cantidad de proteína animal. De los ocho platos que ofrecen cada mediodía, seis son aptos para vegetarianos. El pescado fresco llega cada día de la lonja de la Barceloneta y se eligen las variedades más económicas que Pere desespina con maestría. “A menudo la gente dice que no le gusta cierto pescado pero en realidad lo que no le gusta es encontrar la espina” afirma el cocinero. Otro secreto es no derrochar nada de comida. “A la basura sólo tiramos pieles y huesos”, asegura el xef.
El gat blau slow foodDe este modo han conseguido una clientela fiel que llena cada día este local pequeño y acogedor. Gente del barrio pero también comensales que vienes expresamente buscando el placer del slow food. Todos disfrutan de un ambiente y un servicio que les hace sentir como en casa y de platos deliciosos como los que probamos nosotros: el arroz negro, el pulpo con espuma de patata ahumada o un brécol cocinado al dente. Después de esta función diaria que supone preparar y servir una comida para 170 personas, Jo y Pere reconocen que no les queda un gran sueldo pero si la felicidad de vivir satisfechos con lo que hacen.

El Gat Blau
Consell de Cent, 139
L’Esquerra de l’Eixample
Tel. 93 325 61 99
Ver mapa
www.gatblau,com
Share

2 comments on “El Gat Blau: slow food para ser feliz”

  1. Rosa dice:

    Seguint les recomanacions de Slowbcn vaig anar un dia a Gat Blau, tot molt bo!

    1. Imma Tortajada dice:

      Ens alegrem d’haver-te estat útils. Un lloc fatàstic!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *