Rasoterra: el arte de realzar los encantos de una berenjena

Cuando en un restaurante consiguen hacer un arroz al curry delicioso con dos ingredientes tanto destrempantes (para mí) como boniatos y tofu es que saben el que se hacen. Hablo del Rasoterra, bistró vegetariano situado en el corazón del Gótico, certificado como Km0 – Slow Food. Pero por encima de todo esto, gastronómicamente estimulante.

“¿Sabes que este restaurante es vegetariano?” le comento al omnívoro que acaba de compartir conmigo el almuerzo en el Rasoterra. “¿Ah sí?”contesta. Respuesta que da la medida de lo que ofrece el Rasoterra: cocina vegetariana atractiva para todo el mundo. Con esta filosofía Daniele y Chiara ya abrieron hace 13 años otro restaurante, el Sésamo. El 2009 lo dejaron y el 2013 inauguraron con otro socio, el Rasoterra , el mismo concepto pero basado mayoritariamente en alimentos de proximidad

Rasoterra, vegetarià Km0 Slow Food“Nosotros somos de Slow Food de toda la vida pero en 2001, cuando abrimos el Sésamo, no era fácil conseguir buenos productos de proximidad. Aquí, a diferencia de Italia, la agricultura industrial, se impuso a la tradicional que ahora se está recuperando, y recuperando también variedades de más buenos”, explica Daniele. Esta apuesta les ha valido obtener la placa Km0 – Slow Food

El sex-appeal de una berenjena

Daniele considera que no es difícil conseguir una oferta satisfactoria que cumpla los estándares de Slow Food y a buen precio. Sin embargo, no está de acuerdo en que el hecho de no incluir carne lo facilite. “Ante un bistec y una berenjena de la misma calidad, por la carne tengo que pagar más pero para hacer la berenjena interesante, hay que invertir muchos más recursos culinarios”, asegura. Y yo doy fe de lo difícil que es descubrir el sex appeal de la verdura a criaturas y carnívoros irredentos. La diferrencia es que en Rasoterra cuentan con John, un chef magnífico.

Rasoterra slow food vegetarià Km0El Rasoterra ofrece un menú diario de tres platos más agua y pan por 10 euros, con opciones veganas y también gluten free a base de platos sencillos pero imaginativos. Por la noche, en cambio, encontramos una carta de platillos y tapas como, por ejemplo, pan con tomate, bravas, papas arrugás con mojo de cilantro, ceviche de algas de Porto Muiños, brochetas de tempeh y escaluñas…

El agua, un bien común

La bebida en el Rasoterra responde en toda una declaración de intenciones. Según Daniele, la carta de vinos es única pues todas las enseñas son de pequeños productores que conocen personalmente y que saben perfectamente como trabajan. El agua, del grifo pero descalcificada y filtrada por ósmosis es gratuita. “Consideramos que nunca se tendría que pagar por el agua pues es un bien común. En Francia nunca se sirve agua envasada. Aquí lo que pasa es que es muy mala y por eso instalamos un filtro osmótico”, afirma el copropietario del Rasoterra. Una inversión importante pero que podría ser obligatoria para todos los restaurantes junto con otros requisitos de instalación, ¿no creéis?

Rasoterra
Palau, 5
Tel. +34 933186926
Gòtic – Ciutat Vella
Veure mapa
www.rasoterra.cat
Share

4 comments on “Rasoterra: el arte de realzar los encantos de una berenjena”

  1. Looks like I’ll be eating sexy vegetables this weekend, thanks to SlowBCN. And Rasoterra. I look forward to it.

    I hope that this is the beginning of the “water as common good” revolution here in this part of the world. How wonderful to have water on the table, simply and naturally. This is the way it should be and we see that it is not hard to do.

    Let the revolution begin. And let’s have great, local food to wash it down…

    Thanks, again.

    1. Imma Tortajada dice:

      Sure. Good cuisine is always sexy!

  2. Vicenç dice:

    Une carafe d’eau!
    Una expressió tan comú a qualsevol restaurant francès i aqui si la demanes et miren malament (apart que la de la aixeta es imbebible gairebè a tot arreu)

    D’acord en el concepte de l’àigua com a bé comú!

    Una mica més de seny ens fa falta.

    1. Imma Tortajada dice:

      Tens raó! Com a mínim hauria de ser normal poder demanar aigua de l’aixeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *